La adicción y la terapia psicológica

Existen numerosas y obvias razones para explicar por qué se consumen drogas. Fundamentalmente, el objetivo es obtener placer, conseguir la euforia y compartir la excitación con la compañía de alguien que también las está utilizando, además del aparente incremento de algunas capacidades con algunas drogas en concreto.

 

¿Cuándo se convierte el consumo en adicción? Con el paso del tiempo las drogas pueden tener un objetivo diferente: alivio de la ansiedad, del aburrimiento o del cansancio; las drogas terminan por funcionar como una vía de escape u olvido.

 

Además de las ya conocidas desventajas y consecuencias negativas de la adicción en el ámbito social, personal y fisiológico, el mayor de los problemas es que la droga consigue controlar a los individuos adictos. Se entra en un círculo vicioso: deseos de consumo, cambios en el estado de ánimo, angustia, culpa y alivio de estos síntomas por la utilización de nuevo de la sustancia. Este círculo responde a la pregunta de ¿por qué no se deja de tomar drogas o alcohol si crea problemas?

 

¿Por qué necesitan pedir ayudar psicológica? Uno de los obstáculos principales a la hora de acabar con el consumo de una droga o bebida, es la red de pensamientos irracionales que se centran alrededor de la adicción. Dejar de confiar en las drogas o alcohol se considera como una privación de la satisfacción y el consuelo, o una amenaza a su buen funcionamiento. En definitiva, significa para el adicto acabar con la "capa de seguridad" que utiliza para tapar su disforia. Hacer frente uno mismo a una adicción es algo muy complejo ya que el adicto se refuerza con autoengaños, por eso es vital pedir ayuda.

 

¿Cómo puede ayudar la terapia al adicto? El psicólogo entiende el problema en términos de las dimensiones sociológica, interpersonal y psicológica, y no tan sólo en la estrictamente farmacológica. De esta manera, la terapia cognitivo-conductual intenta reducir las reacciones emocionales excesivas y las conductas contraproducentes, mediante la modificación del pensamiento erróneo o defectuoso, así como la realización de los cambios oportunos a nivel conductual. Los principales recursos que se ponen en marcha en la terapia son:

 

  • Técnicas Cognitivas (análisis de ventajas y desventajas; modificación de creencias asociadas a la droga y de pensamientos irracionales).
  • Técnicas Conductuales (programación de la actividad; entrenamiento en relajación; resolución de problemas; control de estímulos).

 

  • Prevención de Recaídas.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0